Muchas veces sin darnos cuenta caemos en la rutina sexual, a veces esa rutina continua incluso cambiando de pareja, adquiriendo una serie de hábitos y costumbres sexuales, sucumbiendo a la monotonía. En ese punto el sexo se vuelve aburrido, dejas de esforzarte, simplemente se acaba la emoción.