tuppersex en Granada

26 may

¿Conoces el punto K?

Se ha hablado mucho sobre el punto G y de su implicación en el placer sexual femenino. Sin embargo, no es el único punto desencadenante que se esconde en la anatomía de la mujer. Seguramente, has escuchado alguna vez que la presencia del punto G es un mito. Ya se ha demostrado, de forma científica, que no lo es y sabemos que se encuentra localizado en la pared frontal de la vagina. Pero, hay más. La sexóloga, Barbara Keesling, descubrió otra zona mágica: el punto K. Los juguetes eróticos que puedes comprar en cualquier reunión de las que organizamos de tuppersex en Granada pueden ayudarte a encontrar esta nueva fuente de gozo inagotable.

No se trata de una noticia reciente, el hallazgo tuvo lugar hace 20 años, en 1998. El punto K recibe su nombre de la inicial del apellido de su descubridora, Keesling. Se considera que este es uno de los puntos que producen los placeres más intensos en el cuerpo femenino. De hecho, muchas mujeres aseguran que han alcanzado orgasmos múltiples gracias a su estimulación. El principal problema está relacionado con su ubicación y es que no es tan sencillo reconocerlo.

El motivo no es otro que su localización, ya que no se encuentra en una zona de fácil acceso. Pero, ya lo dice el dicho: lo fácil no es divertido. Precisamente, su localización es uno de los factores que hace que sea misión casi imposible estimularlo mediante la penetración. Localizarlo resulta toda una aventura, tal es así que se ha denominado como “pasaje del misterio”. Resulta tentador, sobre todo para las más atrevidas.

No vamos a extendernos más, vamos a contarte dónde se encuentra exactamente el punto K. El lugar está al fondo de la vagina, justo donde se encuentra el cérvix o el cuello del útero. La dificultad reside en que, en general, este punto puede quedar oculto por el útero. Sin duda, la mejor forma de explorar será que te ayudes con un vibrador.

Tienes que saber que existen dos fórmulas para llegar a este punto. La primera está relacionada con la excitación, este estado implica que la vagina se dilate y el útero suba unos centímetros, descubriendo el punto K. Otra cuestión que puede ayudarte son los ejercicios para el suelo pélvico. Las bolas chinas pueden ayudarte con esta tarea, que implica muchos otros beneficios para la salud íntima femenina.

En El Cajón de Tus Secretos encontrarás todas las herramientas necesarias para subir la temperatura de tus relaciones sexuales. Conviértete en una aventurera y asegúrate de que conoces todos los rincones del placer que se esconden en tu cuerpo.