Se demuestra una vez más que esta práctica es ancestral y estamos seguros de que si alguna vez ha sido tabú, fue porque llegaron malos tiempos para la moral y esas cosas que castran la mente de las personas.

 

Pero afortunadamente hoy en día pocas cosas son ya tabú en lo relativo al sexo y la mayoría del mundo occidental vive plenamente su sexualidad sin más límite que el que le imponen sus gustos y el sentido común individual y colectivo.

 

Aún así, el sexo oral ha acarreado no pocos problemas a personajes famosos y públicos que no tuvieron la precaución de mantener ocultos sus apetitos sexuales fuera de su más estricta intimidad.

 

Recordemos algunos episodios célebres y otros que hoy no sabíamos pero que algunas crónicas remotas ya recogen para la posteridad. Por ejemplo:

 

1.- La becaria más conocida de la historia de las becarias del Universo, Mónica Lewinsky, hizo que un presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, tuviese que sentarse en el banquillo a declarar por semejante temita de sexo oral con su empleada de la Casa Blanca. Un hito histórico sin duda.

 

2.-El actor británico Hugh Grant tuvo que hacer frente a un proceso penal por su espectáculo callejero haciendo sexo oral con una prostituta de Los Angeles. Dio la vuelta al mundo lo de este señor.

 

3.-Las bonitas frases que se atribuyen a la denominación del cunnilingus o de la felación (sexo oral a mujeres y a hombres respectivamente), varían según se diga en Argentina, soplar la vela, o en Venezuela, trompetear, así como en Uruguay, chupar el pomo. En España se le llama al sexo oral a las mujeres, comúnmente, bajarse al pilón o bajarse al pozo. Todo muy gráfico y poco elegante, como observamos.

 

4.-El Rey de España Alfonso XIII, del que se dice guardaba afición al porno, no sabemos si también lo practicaba, mandó a una productora catalana que filmase tres películas de temática estelar sexo oral para su consumo personal.

 

5.-Una emperatriz china, de nombre Wu Zetian, muy avispada ella, solicitaba de los mandatarios que le hacían visitas diplomáticas, un cunnilingus previo antes de ser recibidos oficialmente. Qué lista era.

 

6.-Le llamaban “la boca de los 10.000 hombres” y es normal. Era Cleopatra, reina del Nilo y de insaciable apetito sexual. De esta voraz y mítica emperatriz egipcia se dice que hacía felaciones a una legión romana entera sin inmutarse. Qué loba.