El amor y el deseo a veces están prisioneros. Y esta sensación de secuestro de las pasiones hace que muchas personas no vivan abiertamente el placer con su pareja. Incluso las que no tienen compañía sentimental fija pueden estar viviendo una pasión secuestrada que les impide ser felices plenamente.

Malas experiencias pasadas, periodos de desilusión con anteriores parejas o falta de confianza en uno mismo, pueden hacer que alguien no se abra a lo que el sexo le ofrece. Y es que a veces no es fácil salir de un letargo sexual y lleva tiempo ir haciendo una vida íntima totalmente satisfactoria. A veces lleva incluso años.

No es que sea lo más común si lo llevamos a extremos de represión sexual evidente, pero los afrodisiacos sexuales están para servirnos cuando se detecta algún síntoma de recelo, negatividad velada o reticencias a mostrar el deseo de manera explícita cuando la ocasión lo requiere.

Excusas, rutina, pereza, falta de motivación o un exceso de pudor por la educación y otras razones, llevan en ocasiones a relegar el sexo a planos muy secundarios, cuando no favorece en absoluto la salud ni la durabilidad de una pareja.

La intimidad favorece destapar la libido y dejarse llevar por el instinto sexual, aunque estas personas tengan que ser estimuladas con las gotas afrodisiacos diluibles, una de las soluciones más sencillas y eficaces para olvidar que lo que se está haciendo es disfrutar de la actividad sexual con todas sus consecuencias.

Las gotas de amor son una revolución en el sex shop y además llevan una denominación patria muy pintoresca, ya que algunas de las más famosas se llaman “la mosca española”, algo que debe hacer referencia a la etiqueta erótica que cuelga de los amantes españoles.

Anécdotas aparte, estas pequeñas cantidades de afrodisiaco son concentrados de productos naturales saborizados para sacarle un mayor provecho a la ingesta de un afrodisiaco. Son la alternativa al perfume o a las pastillas, y sirven igualmente para hombres como para mujeres.

Ya solamente los sabores disponibles en la tienda erótica online invitan a probarlos todos. El gingsen y el guaraná están presentes en la composición de la mayoría pero el sabor se añade con la mejor de las pretensiones, que sean apetitosos y atractivos. Desde el sabor arándanos, a fruta tropical, pasando por el caramelo o cola, las gotas de amor se sirven en cualquier bebida y no hay más, sólo entregarse en brazos del otro y vivir la experiencia como si fuera la primera vez.