Hace un tiempo que ciertos vídeos porno llamados Cuckold (literalmente el hombre con mujer adúltera), en los que un extraño tiene sexo frente al “hombre castrado“, una especie de juego de sometimiento y castidad han popularizado estos dispositivos para hombres, aunque estos dispositivos tienen un gran recorrido histórico.