Todavía hoy hay personas que creen que durante el embarazo están prohibidas las relaciones sexuales, porque pueden ser peligrosas. En especial durante el último trimestre del embarazo. Y que las mujeres pierden por completo el deseo sexual.