Es de lo más habitual, y sano, en pareja el seducirse regularmente. El método depende de la cultura y las preferencias personales de cada cual.