Igual que has oído o practicado la electroestimulación muscular para lograr mayor tono físico e incluso perder grasa, en este caso la aplicación se realiza con fines eróticos que muchas personas identifican con el placer sexual. Porque sin duda ofrece estímulos gratificantes en las zonas erógenas como genitales, pechos e incluso en los pies.

Es más, la terapia vibratoria por electroestimulación se está aplicando para combatir la impotencia masculina, con lo que médicamente no es una novedad tampoco.

La palabra descargas eléctricas es demasiado desmedida pero es cierto que es amplia en cuanto a intensidad se refiere. Pueden elegirse determinados impulsos de frecuencia larga, sostenida o corta e incisiva dependiendo de cómo se desee, pero en ningún caso supone un dolor innecesario.

Una vez considerada como capaz de trabajar positivamente contra la baja actividad sexual, por la misma causa la electroestimulación se convierte en un poderoso estimulador de la libido, influyendo claramente en la satisfacción sexual que consiguen algunos individuos. Porque aquí debemos referirnos a ambos sexos, ya que el sex shop nos ofrece varios modelos de aplicación tanto masculina como femenina.

Con mando a distancia y el cableado unido a las almohadillas, éstas se colocan en la zona a tratar para recibir ese masaje un tanto particular que la pareja quiere ofrecerle a su amante. Y como no podía ser de otra manera, el sex shop nos ofrece algunos modelos para estimular directamente el pene, otros para los pezones y otros para cualquier zona donde la imaginación alcance a motivarse. Con el consiguiente resultado en la persona que se los coloca. Toda una experiencia nueva para quienes deseen activarse sexualmente con apuestas diferentes.

Sin olvidarse de los efectos estéticos que esta imagen produce en la pareja, que puede ser muy excitante. De hecho, la electroestimulación se usa en el bondage y en el BDSM como parte del juego erótico de alto voltaje, nunca mejor dicho.

¿Por qué no probar uno de estos juguetes eróticos? Los que ya conocen cómo funciona un chaleco de electoestimulación deportiva o fitness conocen su poder para tonificar el cuerpo. Y en el caso de estos estimuladores para el juego erótico, se dirigen a zonas donde produce placer cada impulso recibido.

Son muy discretos y quien quiera hablar de shock control para subirle el tono a estos incisivos sex toys, que sepa que así se llaman en otro tipo de terapias. Eso sí, recuerdan mucho a la dominación y a la sumisión, conceptos que empiezan a popularizarse cada vez más.