No hace falta ser un compendio de músculos bien trabajados ni siquiera ser equilibrista. Una mujer con lencería sexy, tacones y una barra Pole Dance componen una imagen erótica que está al alcance de cualquiera ahora en tu sex shop online.

Desde luego si eres de las que se pasan una hora semanal en el gimnasio haciendo “cardio” y pesas para estar en forma, te será mucho más fácil realizar movimientos sexy, incluso alguna pequeña acrobacia, con esta nueva herramienta erótica.

Y no es que sea nueva, pero sí que recientemente ha llegado al gran público, para que no se prive nadie de alcanzar ninguna fantasía por caprichosa que pueda llegar a ser.

A decir verdad, cualquier mujer con un mínimo de instinto y un mucho de picardía al servicio del erotismo, sabe apañárselas en una barra erótica aún sin tener ni idea de ejercitarla profesionalmente. Ni falta que hace, claro. Aquí de lo que se trata es de subirse a unos zapatos de aguja, embutirse en dos piezas de lencería sexy y darle al botón del play de la música que más te guste. Y a conquistar al público. Un público que por otra parte estará constituido por la pareja, alguien que desde el minuto 1 estará con los ojos como platos y la mandíbula desencajada por la impresión.

Si encima sabes colocar la luz como si de un pequeño cabaret se tratase, es que has comprendido a la perfección el momento “baile en la barra”. Como una diosa te sentirás. Eso sí, evita hacer la postura del ángel –boca abajo con los brazos en cruz- o serás mujer sexy estampada.

Por eso nada de colgarse cual mono para estamparse contra el suelo, no hace falta, sólo ganas de provocar un cataclismo erótico que culmine en éxito. Es tan sencillo como sentirse la reina del escenario, el bombón del escaparate o la guinda del pastel. Y ya que hay el mejor público dispuesto a disfrutar, pues lo mejor es hacer lo que a una le venga en gana, como si la cosa acaba en striptease.

Pocas cosas puede haber más divertidas en la intimidad que protagonizar un baile con barra pole dance al ritmo de la música. Erotismo para dos en este caso, atreverse es ganar y lo demás es tontería.

Lo dicho, estamos seguros de que esta fantasía será de igual entusiasmo compartido por ambos miembros de la pareja.